NUNCA SIN AMOR – ROBERTA LEIGH


Rees Denton no rehuía la compañía de mujeres bellas. Pero la función de Julia en su vida no era entretenerlo ni inflarle el “ego”; era la de ser su guardaespaldas para protegerlo sin que él se diera cuenta.

Resultó ser un trabajo desafiante. “Mata-Hari no tuvo ningún problema y tú tampoco deberías tenerlo”, le dijo su jefe. Pero no contaba con el atractivo encanto y la picardía de Rees.

DESCARGA

Anuncios