UN EXTRAÑO EN CASA

Ariel Adams odiaba la playa, por eso cuando se vio obligada a mudarse a una casa junto al mar, pensó que las cosas no podían empeorar. Pero claro que podían.
La casa no estaba vacía, en realidad había un montón de prendas y material deportivo, toallas sucias, un perro enorme… y Jake Renner… el guapísimo encargado de arreglar la casa. ¿Cómo iba a compartir la casa con un tipo tan sexy… y con sólo una cortina separando sus dormitorios?
Jake sabía que Ariel lo consideraba otro fanático de la playa, y sin embargo a él cada vez le resultaba más difícil resistirse a sus encantos. Ahora sólo tenía que convencerla de que la mejor forma de compartir una casa… era compartiendo también la cama…

Anuncios