Donde termina el arco iris


Rosie y Alex han forjado una tierna amistad desde que eran unos niños traviesos, una amistad que dura hasta su rebelde adolescencia. Cuando empiezan a disfrutar de las alegrías de las noches en la ciudad, de sentimientos y sensaciones desconocidos hasta el momento, el destino, por primera vez, decide separarlos. La familia de Alex deja Dublín para viajar a Boston, y será … para siempre.

Rosie se siente terriblemente perdida sin Alex y sólo el tiempo le hará comprender que sus vidas deben seguir caminos muy diferentes.

Cuando años más tarde Rosie decide mudarse a Boston para reencontrarse con Alex, recibe una noticia que cambiará definitivamente su vida.

La mágica conexión que los mantiene unidos, lejos de desvanecerse, se afianza a través de los mensajes, las cartas…, y ello a pesar de infinitos malentendidos, de las vicisitudes de la vida y, cómo no, del propio destino, que ha decidido seguir jugando con ellos manteniéndolos durante demasiado tiempo separados. Rosie y Alex no saben hasta qué punto su amistad puede sobrevivir a los años, la distancia … o las nuevas relaciones. De pronto, una última oportunidad aparece ante ellos. ¿Apostarán Rosie y Alex por el amor verdadero?
DESCARGAR

RECUERDOS PRESTADOS –


¿Cómo puedes conocer a alguien a quien nunca antes has visto?

Joyce Conway deja el hospital después de recuperarse de un terrible accidente. Habiéndose enfrentado a una experiencia al borde de la muerte, despierta y se encuentra con la cruda realidad de su trivial matrimonio, y jura comenzar de nuevo, separándose de su marido, Connor, y mudándose de nuevo a casa de su padre.

Justin Hitchcock llega a Dublín para dar una conferencia. Recientemente divorciado y viviendo cerca de su hija Bea, pero lejos de su hogar en Chicago, se siente solo e inquieto. Cuando la hermosa doctora Sarah le convence para que done sangre, él acepta despreocupadamente, esperando al menos conseguir una cita con ella. Entonces, una lluviosa noche, Joyce y Justin se cruzan en las más extrañas circunstancias. No tienen ni remota idea de que sus destinos están mucho más relacionados de lo que ninguno podría imaginar.
DESCARGAR