MACE

Cuando Mace rescató a Eleanora de las garras de un dragón no tenía intención alguna de aparearse con ella, pero el destino tejió sus hilos demostrando que algunas veces las fuerzas de la naturaleza y el deseo son más intensas que la propia voluntad de los hombres. Sumido en una profunda fiebre, no tenía ni idea de que acababa de derramar la sangre virginal de la mujer… hasta que se despertó unido a su suave cuerpo.

DESCARGA