LA VIUDITA

Cash McCalley estará hecho en la vida si consigue organizar y promover un campeonato de lucha en Dallas, Texas. El evento ciertamente será un éxito. Sólo que Cash no contaba con la oposición de las mujeres texanas, y una de ellas en particular. Primero, la atrevida invadió su cuarto en el hotel, y ahora está liderando un movimiento en contra de la organización del evento deportivo.
Si la señorita Purdy dejase de usar ese rodete anticuado de bibliotecaria y se mostrase razonable, él no tendría problema en “hacerle el favor” y seducirla…
Bonnie O’Neal Purdy ya conoce a tipos de la calaña de Cash McCalley. Y los conoce por experiencia propia, ¡pues llegó a cometer el terrible error de casarse con uno de ellos! Pero ahora, como presidente de la Asociación de Damas en Pro de la Decencia y el Decoro, es su deber contribuir para el bien de la sociedad y de la humanidad, y desbaratar el plan de ese degenerado que quiere ganar dinero a costa de la violencia. Cash puede llegar a creer que conseguirá conquistarla con sus encantos, pero él no tiene ni idea de con quien se está metiendo…
DESCARGA

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s