¡QUIERO UN HOMBRE MAGDALENA!

Guillermina no sabía hasta qué punto se le iba a complicar la exitencia la mañana que encontró envuelto entre sus sábanas a un perfecto desconocido.
La noche previa al hallazgo, su show en el pub no había sido lo más logrado en los anales del humor, y por ello debió de pensar que el destino le estaba gastando una broma pesada.
Estaba preparada para todo menos para la llegada del Increíble Hombre Magdalena, ese con el que quieres perder el tiempo desayunando y no volver a echarlo de tu cama jamás de los jamases.

DESCARGAR

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s