SECRETOS DE ALMOHADA

1-PASION PROHIBIDA

O podía creerlo cuando lo vio aparecer en la ciudad montado en su Harley…
Leah Dubois no había podido olvidar a J.T. West porque él le había hecho cosas que ningún otro hombre le había hecho jamás. Pero su tórrido romance había acabado hacía ya un año, cuando ella había abandonado a su marido por él y J.T. había desaparecido sin decir palabra.
J.T. sabía que no tenía nada que ofrecerle a Leah, pero tampoco podía seguir alejado de ella. La necesitaba de un modo incontrolable. Tenía que estar a su lado tanto tiempo como ella se lo permitiera… o hasta que el pasado lo obligara a abandonarla de nuevo.

DESCARGAR

2-INDECENTE

No había contado con que pudiera colarse en su cabeza… y menos en su corazón.
Desde el momento en que Lucky Clayborn entró en su despacho, el psicólogo Colin McKenna la deseó apasionadamente. Aquellas piernas tan largas y aquella falda tan corta le hicieron sentir más interés por su cuerpo que por su mente. ¿Cómo podía establecer con ella una relación doctor-paciente como era debido cuando lo único que quería era conocerla… más a fondo?
Lucky creía que ese guapísimo doctor debía de estar loco si pensaba que ella le iba a contar sus más íntimos pensamientos. Porque lo único en lo que pensaba últimamente era en desnudarse para él. Lo más sensato que podía hacer era buscarse otro psicólogo; así podría demostrarle a Colin las locuras que podía llegar a hacer.

DESCARGAR

3-ALGO PERVERSO
¿Qué pasa cuando un chico malo y una chica atrevida empiezan a hacer travesuras juntos…?

Will Sexton esperaba cada día el momento de cruzarse con su impresionante vecina, cuando ella se marchaba a trabajar con su sexy traje de bailarina. Pero lo que realmente deseaba era tener la oportunidad de ver lo que se ocultaba bajo aquella tela. El problema era que tenía razones suficientes para sospechar que él no era precisamente el tipo de hombre que le gustaba a Renae. Desgraciadamente, eso no hacía más que añadir atractivo a las fantasías que tenía cada noche…

Renae llevaba meses soñando con compartir unas horas salvajes en la cama con el tipo que vivía en el piso de abajo. Así que, cuando sus encuentros se hicieron cada vez más frecuentes, pensó que había conseguido exactamente lo que deseaba: sexo salvaje, prohibido, increíble… y sin ningún tipo de ataduras. Pero no tardó en darse cuenta de que quería algo más…

DESCARGAR

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s