Lugares estrechos

“¡Detengan el ascensor!”.
Savannah sacó el brazo para evitar que se cerraran las puertas e intentó oprimir el botón de “puerta abierta” con el dedo al mismo tiempo. Se le cayó la cartera de las manos temblorosas y el contenido se desparramó por el piso.
“Ya está, gracias”.
Una agradable voz masculina le estremeció la columna. ¡Ay, Dios mío! ¡Era el bomboncito del edificio, y estaba en el ascensor con ella!
DESCARGAR

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s