TIEMPO PARA VIVIR


Laurie había creído que su matrimonio con Rob era perfecto y que un hijo haría que su felicidad fuera completa. Varios años después, Laurie todavía no estaba embarazada y las cosas habían cambiado mucho: Rob trabajaba tanto que ella se preguntaba si estaba preparado para tener un hijo.
Buscando tranquilidad para poder pensar, Laurie se marchó a Escocia; pero al cabo de sólo veinticuatro horas, Rob acudió en su busca para pedirle una explicación. Por arriesgado que fuera, Laurie estaba obligada a poner las cartas sobre la mesa y ver si el amor que sentían el uno por el otro superaba la prueba.

DESCARGAR

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s