PLACERES ABSOLUTOS

La solitaria lady Elizabeth Harcourt nunca se casó y anhela con desesperación algo que le dé sentido a su vida. Lo encuentra cuando el azar la lleva al suntuoso estudio del pintor Gabriel Cristofore que insiste en retratarla, con el pretexto de hacerle justicia a su arrebatadora belleza. Elizabeth no tarda en darse cuenta de que lo que Gabriel planea tiene poco que ver con la pintura, pues su verdadera pasión es el arte de la seducción. Desde que la vio por primera vez, Gabriel supo que la piel inmaculada y los labios de rubí de Elizabeth prometían un placer absoluto al hombre que lograra conquistarla. Inquieto, se debate entre el inmediato deseo de seducirla y postergar ese impulso el tiempo necesario para conocerla en profundidad. Gabriel está a punto de descubrir que no es tan fácil abandonar algunos romances. Sobre todo, cuando el corazón de un bribón ha sido capturado

DESCARGAR


Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s